gimnasia-abdominal-hipopresiva

Gimnasia hipopresiva. Un ejercicio libre de impactos.

Los ejercicios de impacto quedaron atrás. Las llamadas gimnasias concientes, con movimientos más lentos y respiraciones controladas son los nuevo para estar en forma. La gimnasia hipopresiva tonifica el cuerpo, fortalece la musculatura del suelo pélvico, los abdominales y brazos, mejora la postura… ¿Se puede pedir más?

La gimnasia hipopresiva es un conjunto de ejercicios que se realizan a un ritmo lento, en distintas posturas y controlando la respiración. Esta última cobra una especial importancia: los ejercicios se realizan en apnea, es decir sin aire en los pulmones.

Gimnasia hipopresiva. Un ejercicio libre de impactos.

Al inhalar y luego exhalar, vaciando los pulmones de aire, se libra al abdomen de la presión que realiza el descenso del diafragma y tórax. Por consiguiente, también se libera la presión del suelo pélvico.

Al hacer esto, se logra subir la musculatura del suelo pélvico y las vísceras que este sostiene. Estos ejercicios estimulan, entre otros beneficios que traen aparejados, tanto la faja abdominal como la musculatura del periné de forma refleja.

¿Cuando se ven los resultados?

Frente a cualquier actividad física nueva que encaramos, lo primero que queremos saber es cuanto tardaran en verse los resultados. En términos generales, puede decirse que una persona acostumbrada a hacer deporte, con un trabajo y conocimiento de su cuerpo, necesitará de 6 a 10 clases para poder desarrollar correctamente este tipo de gimnasia abdominal.

Es una técnica que ofrece resultados inmediatos que se mantienen a largo plazo si se practican con regularidad. Diez minutos, tres o cuatro días a la semana y unas 10 sesiones, bastan para experimentar cambios en las zonas trabajadas con dicha gimnasia.

Como cualquier otra práctica deportiva, necesita de un profesional que te enseñe y marque las correcciones necesarias.

Si queres reducir la insufrible »pancita» tendras que optar por aproximadamente 3 meses de practica continuada. Para fortalecer los musculos de la base de la pelvis y contrarrestan los esfuerzos durante los deportes de impacto, calculá unos 6 meses.

¿Como saber si es para mi?

La gimnasia hipopresiva está indicada para:

  • Aquellas mujeres que han tenido un parto y quieren recuperarse.
  • Debilidad en abdominales o vientre hinchado.
  • Incontinencia urinaria.
  • Dolores abdominales, tránsito intestinal lento o estreñimiento.
  • Quienes pasaron por una cirugía abdominal o ginecológica.
  • Quienes practican deportes de impacto, como el tenis, paddle, saltos, etc.

¿Cuales son sus beneficios?

  • Corrige defectos posturales (hombros caídos, espalda encorvada).
  • Fortalece los abdominales oblicuos y transversos, marcando la cintura.
  • Descomprime los ganglios linfáticos de la pelvis evitando la pesadez de las piernas.
  • Previene y evita la incontinencia urinaria.
  • Tonifica y define los brazos.
  • Ejercicios básicos.

Ejercicio 1

gimnasia hipopresiva
  1. Sentada, piernas cruzadas, con la espalda derecha, levemente inclinada hacia adelante, colocar las manos sobre los muslos ubicando los codos hacias afuera.
  2. Tomar aire por la nariz y soplar por la boca. LLevar el abdomen hacia adentro y hacia arriba, al tiempo que se estira el cuerpo al máximo y se presionan las piernas con las palmas de las manos, haciendo fuerza hacia afuera, el la dirección de los codos.
  3. Mantener 10 segundos la posición y relajar. Repetir tres veces.

Ejercicio 2

  1. Parada, con rodillas semiflexionadas, llevar el peso del cuerpo hacia la punta de los pies y levantar los brazos con los codos flexionados y las palmas apuntando hacia el techo.
  2. Tomar aire por la nariz y soplar por la boca. Retener la respiración e intentar meter la panza hacia adentro y hacia arriba. Estirar el cuerpo haciendo fuerza en la dirección de los codos. Mantener la posición 10 segundos y relajar. Repetir tres veces.

Ejercicio 3

  1. De rodillas, con el cuerpo ligeramente inclinado hacia adelante, la punta de los pies apoyada en el piso, los brazos semi flexionados y las palmas de las manos hacia afuera.
  2. Tomar aire por la nariz, sacarlo por la boca y llevar el abdomen hacia adentro y hacia arriba dirigiendo la fuerza y »creciendo» en la direccion de los brazos. Mantener la posicion durante 10 segundos y relajar. Repetir tres veces.

Ejercicio 4

  1. Acostada boca arriba, apoyar los talones en el piso con las rodillas semmi flexionadas y colocar los brazos hacia arriba con los codos semi flexionados y las palmas hacia arriba.
  2. Tomar aire, sacarlo todo por la boca, sostener la respiración y llevar el abdominal hacia adentro y hacia arriba, estirando el cuerpo al máximo, dirigiendo la fuerza en la dirección de los brazos, al tiempo que se presionan firmemente los talones contra el suelo.
  3. Mantener la posición 10 segundos y relajar. Repetir tres veces.

Ejercicio 5

  1. Acostada boca arriba, elevar una pierna con el pie flexionado, apoyar la mano contraria sobre la rodilla elevada y dejar la otra pierna sobre el suelo levemente flexionada. Ubicar el otro brazo elevado a la altura de la cabeza con el codo flexionado y la palma de la mano hacia arriba.
  2. Tomar aire y exhalarlo todo por la boca; ya sin aire meter la panza hacia adentro y arriba, haciendo fuerza en dirección a los brazos, presionando la mano sobre la rodilla y la otra hacia el techo. Al mismo tiempo presionar el talón apoyado, contra el piso y el otro hacia el techo. Mantener la posición 10 segundos y relajar.Repetir.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.