Decora tu cocina reciclando artículos viejos de la misma.

Tienes ganas de remodelar tu cocina y tienes artículos viejos que no sabes si tirar y reciclar ? Te traigo algunas ideas para que decores tu cocina gastando lo menos posible.

Toma una vieja pala de madera y con ayuda de algunos ganchos que puedes comprar en una ferretería, fabrica un original y decorativo perchero para tus reparadores y servilletas. Puedes sujetarlo a la pared con la ayuda de unos tarugos y tornillos pequeños.

A veces tenemos un par de platos o tazas que nos quedan de alguna vieja colección de la que ya se han roto la mayoría y no nos hacen juego con casi nada. Utilizarlos juntos para crear un frutero o porta postre muy elegante. Solo necesitas una pistola de silicona para pegar la base de la taza, copa o vaso con la parte posterior del plato, tal como se aprecia en la imagen.

Los frascos de mermelada siempre son muy útiles, por eso siempre los guardo. Tienes que quitarles la etiqueta con un trapo con alcohol o agua caliente y limpiarlos hasta que no quede rastros del pegamento. Luego lo puedes usar para hacer bellas manualidades.

En este caso con poca tela puedes crear un cubiertero muy lindo. Corta la tela en tiras y rodea el frasco con estas, pega con una pocas gotas de silicona caliente. Ideal para reciclar frascos que perdieron su tapa.

Las tablas de picar viejas también se pueden reciclar. Pega en ellas un trozo de tela con silicona o tachuelas para crear un bolsillo. Luego las cuelgas en la pared, no solo será muy decorativo, también funcional para guardar utensilios. Todos tus invitados quedarán sorprendidos por tu creatividad.

Otra idea para reciclar estas tablas es comprar esos ganchos que venden para el baño y aderirlas a la tabla. Tendrás un lugar para colgar tus servilletas.

Una tabla pintada es una ideal genial, utiliza viejos tenedores como ganchos.

Un viejo palo de amasar se puede reciclar con unos ganchos y crear un buen perchero para servilletas, repasadores, manoplas o delantales.

Tienes un viejo rallador ? Quizás ya oxidado y sin filo. Lija su superficie y dale una mano de pintura del color que más te guste. Cuelgalo en la pared y además de ser decorativo será útil para colocar utensilios y colgar repasadores.

¿Qué te han parecido estás ideas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.