Consejos para pintar las paredes si no eres un experto

En el artículo anterior sobre los conceptos básicos a saber antes de decorar las paredes, te habíamos contado algunos tips a tener en cuenta a la hora de elegir entre tipos de pintura y sobre cómo calcular la cantidad de pintura según la superficie del ambiente que se quiere pintar.

Cómo nos pareció un tema no menor esto de pintar las paredes, decidimos dedicarle un post exclusivo para ahondar más en el tema de la pintura, y así darte los mejores consejos, que te serán de gran ayuda sobre todo si eres principiante o estás buscando decorar y ambientar tu mismo tu casa o departamento antes de entrar a vivir.

Consejos para principiantes para pintar las paredes

Consejos antes de comenzar a pintar

Suma la superficie de las paredes teniendo en cuenta la parte interior de los armarios o placares embutidos en la pared. Asegúrate de comprar los litros necesarios para cubrir estos metros, y un par de litros más por las dudas.

Al comprar la pintura pide que te que te la agiten con la vibradora. Con esta operación mecánica se consigue una mezcla homogénea de la pintura que te ahorrará tiempo y dificultades. Si no puedes conseguirlo, o si piensas tardar algunos días en iniciar el trabajo , coloca los botes en posición invertida el día antes de empezar a pintar; de este modo sólo tendrás que remover un poco la pintura con un palo o un agitador especial acoplado a una taladradora eléctrica.

Artículo Relacionado: ¿Empapelar las paredes es una idea del pasado? ¡Lo vintage vuelve!

Prueba de color

Antes de poner manos a la obra conviene hacer una prueba de color en una superficie grande. Para ello puedes comprar un tarjetón de muestra de 70 cm por 110 cm una tienda de artículos para artes plásticas, y pintarla del color elegido.

Una vez seca la pintura, sostén el tarjetón contra la pared para hacerte una idea concreta del aspecto que ofrecerá esta última después de pintada. Si el color resulta ser inadecuado puedes cambiarlo por otro en la pinturería.

Herramientas

Además de la pintura necesitas una brocha, un rodillo con una almohadilla de goma espuma para extenderla. Para el pintor aficionado, las brocha es una herramienta difícil de utilizar, ya que es difícil evitar que se noten los brochazos que queden surcos y regueros.

Por eso lo más prudente es utilizar otro tipo de instrumento de aplicación como, por ejemplo, los rodillos que actualmente se fabrican en todas las medidas por lo que siempre es posible encontrar uno adecuado para cada tipo de trabajo. Las brochas de espuma de poliuretano sin cerdas que se tiran una vez usadas y las almohadillas de goma espuma.

Consejos para principiantes para pintar las paredes

Cualquiera de estas nuevas herramientas permite extender la pintura mejor y más deprisa que la brocha, al menos por lo que al pintor aficionado se refiere. Además, tanto los rodillos como las almohadillas y las brochas de espuma de poliuretano, resultan muy económicas.

Puedes elegir entre una amplia variedad de rodillos, con distintos tipos y longitudes de fibra, aquel que mejor se adapte a tus necesidades.

La fibra de longitud intermedia, de lana de cordero sintética, es la más utilizada para pintar paredes y techos con pinturas de látex o alcalinas, de acabado mate.

Para los esmaltes de acabado satinado o brillante, lo más indicado son los rodillos de fibra corta de pelo de camello. Los rodillos de fibra larga están especialmente concebidos para superficies ásperas y rugosas, tales como hormigón, adoquín, ladrillo y estuco.

Cómo habrás observado, ahora es todo un mundo más sencillo para el principiante, y teniendo en cuenta el dinero que puedes ahorrar pintando tu mismo la casa, no debes vacilar en hacerlo.

 

Comentar con Facebook

Deja un comentario