como superar la timidez 2

Cómo reconocer y superar la timidez.

¿Como superar la timidez? Para poder superar la timidez primero hay que saber reconocerla. Los tímidos son personas asustadas y ello se debe a que se sienten siempre inseguros de sí mismos. Se hallan tan incómodos y molestos con los demás que su vida de relación se ve deteriorada por un estado de constante tensión.

Quizás gusten de la gente y estén deseando entablar amistades, pero entre ellos y los demás se levanta una barrera.

Lo grave es que el tímido no se da cuenta de que es el mismo quién ha puesto esa barrera. Por lo general ella tiene su origen en alguna experiencia infantil desafortunada que, habiendo ocurrido antes de que contara con la experiencia necesaria como para ser valorada en su verdadera proporción, llegó a afectar su actitud.

como superar la timidez
Foto

Es como una persona corta de vista que no usa anteojos: Su visión no es clara y no puede evitar tropezar contra obstáculos que, de lo contrario, hubieran sido fáciles de evitar.

En otras épocas se acostumbraba decir a la gente que sufría de trastornos psicológicos que necesitaba de ”mucha fuerza de voluntad” . Hoy sabemos que la mayor voluntad del mundo es incapaz de alterar una actitud neurótica.

Para lograr el éxito cualquier esfuerzo en este sentido debe ir precedido y ello es esencial de la comprensión del problema y de la determinación del mejor método para resolverlo.

Hay Algunas estrategias que existen qué pueden ayudar al tímido a superar este problema. No debemos permitir que la timidez nos haga desgraciados. No se trata de que usted haga el esfuerzo de acercarse a hablar con la gente sino, de que llegue a adquirir un enfoque positivo acerca de su vida de relación. Una vez que esto se ha logrado lo demás surge naturalmente.

como superar la timidez 3
Foto

Cómo enfrentarse a la realidad y el mundo siendo tímido

En líneas generales, y en relación con el tema que nos ocupa, puede aceptarse que existen dos clases de personas. Algunas se sienten más felices cuando los rodea una multitud; les agrada conocer gente nueva y tomar una parte activa en el juego de la vida. Son las personas a las que llamamos ”extrovertidas” y rara vez sufren de timidez.

A la segunda clase de personas le desagradan las concentraciones de gente. Cuentan con uno o dos intereses absorbentes y un pequeño círculo de amigos muy íntimos.

Si bien a menudo llevan existencias útiles, su forma de vivir es más tranquila y concentrada. Son las personas a las que llamamos ”introvertidas” y qué, con frecuencia, presentan una tendencia a la timidez.

Los tímidos de carácter introvertido imaginan a veces que la superación de su timidez significa aceptar forzosamente un ritmo de vida que les desagrada y que no condice con su temperamento.

Por ejemplo, una persona que gusta de la paz de la pesca puede rechazar una tarde ruidosa en un concurrido y popular Club. Pero quizás resuelva hacerse socio pensando que así se obligará a conocer gente y esto, a su vez, le ayudará a vencer su timidez.

Sin embargo, nunca se subrayara lo suficiente que, excepto en cuanto al cumplimiento de obligaciones esenciales, es psicológicamente negativo forzarnos a hacer cosas que nos desagradan. Esto es especialmente importante en lo que respecta a nuestras actividades recreativas.

como superar la timidez 2 4
Foto

Toda persona tiene un lugar propio en la vida y no llegar a ser feliz mientras no lo descubra. A menos que ello coincida con nuestras verdaderas inclinaciones, vencer la timidez no significa que debamos entrenarnos para hacer animadores de fiestas.

La persona callada no es necesariamente tímida. Puede ocurrir qué se sienta muy feliz leyendo un libro o podando los rosales y encantada de continuar viviendo de ese modo. Su grado de timidez podrá medirse según sus reacciones ante otras personas.

Si se siente cómoda con ellas, si se hace de amigos con mediana facilidad y si carece del impulso neurótico de evitarlos , su particular idea de una existencia es feliz es admirable.

En tanto las tendencias peculiares del introvertido estén bajo un control inteligente, resultaría tan tonto como inútil procurar convertirlo en una persona extrovertida.

El impulso neurótico a evitar a la gente se basa en un temor subconsciente. Si pertenecemos, por lo tanto, al tipo introvertido, debemos asegurarnos de que nuestro deseo de tranquilidad se basa en una honesta preferencia personal y no en un intento de engañarnos.

La verdad suele ser difícil de asimilar. Los tímidos a veces se niegan a aceptar que se sienten solos e infelices. Fingen, en cambio, que aman la soledad. O excusándose en una experiencia desgraciada, adoptan la creencia de que a ellos no les gustan los demás y los demás no gustan de ellos.

Quizás al tímido le desagrada la gente considerada en masa pero la verdad es que a nadie le gusta no tener amigos. Por otra parte, la falta de amistades intensifica los sentimientos de inferioridad e influye para que la persona se sienta cada vez más tímida.

Cuando alguien procura intencionalmente no hacer amigos, se siente incapaz de confrontar sus opiniones y principios con los de sus semejantes y el resultado es que sus enfoques son limitados. Magnífica las cosas sin importancia, siente rechazos totalmente imaginarios y elabora injustos prejuicios.

como superar la timidez 5
Foto

La importancia de tener amigos

No podemos apartarnos del contacto amistoso con el mundo exterior ya que, si lo hiciéramos, empobreceríamos nuestra personalidad. Esto es aún más cierto si nos alejamos, no por una real necesidad de estar solos, sino debido a nuestra timidez.

En este caso nuestra mente se transforma en el escenario de un constante conflicto. Nos encontramos solicitados, por una parte, por nuestro natural deseo de amistad y, por otra, por nuestro temor a la gente. Generalmente concluimos imaginando qué debemos ser diferentes.

Una mujer afligida por su problema de timidez, lo expresaba de este modo: ”Trato de ser razonable, de obligarme a ver que ninguna de las personas que conozco tiene algo que pueda ponerme nerviosa. Sé que no soy fea ni carezco de inteligencia. El sentido común me dice que no hay razón alguna para sentirme tan incómoda”.” Pero me desagrada profundamente conocer gente y verme obligada a conversar con ella. Prefiero quedarme en un lugar donde nadie se dé cuenta de mí o, mejor aún, salir corriendo y esconderme. Si las personas se callan para oír lo que yo digo, se seca mi garganta y las palabras se niegan a salir. No existe razón alguna por la cual yo deba ser así. Supongo que debo ser una cosa rara”.

Por carente de sentido que pueda parecer vista superficialmente, siempre hay alguna razón que explica nuestra conducta. La mitad de la batalla está ganada si aprendemos a comprendernos a nosotros mismos de manera tal que nos permita llegar a la raíz del problema; de esta manera se podría seguir un método práctico que conduzca a resolverlo.

Si usted sufre de timidez, debe enfrentar los hechos. Admita que no es feliz, qué le gusta la gente y que quiere tener amigos. No se resigne a la idea sin esperanza de que las amarguras no cesarán hasta el fin de sus días. Ello dependerá totalmente de usted.

Dos son los factores esenciales requeridos para dominar la timidez: En primer lugar, negarse con firmeza a reprimir la tendencia natural hacia la compañía de nuestros semejantes; luego, tener la honestidad necesaria y sin reservas para poder descubrir y comprender plenamente las fuerzas combinadas que produjeron el problema.

Es importante recordar:

  • Dominar la timidez no significa forzarse a vivir de una manera que a usted verdaderamente le desagrada. Si gusta de la soledad, ello no significa necesariamente que usted sea tímido.
  • Pero debe asegurarse de que su deseo de soledad no se basa en un impulso neurótico de evitar a la gente.
  • Si se siente incómodo con la gente porque es tímido, tenga la honradez de admitirlo.
  • Jamás traté de engañarse o de convencerse de que prefiere estar solo.
  • Para superar la timidez, usted debe descubrir las motivaciones profundas de su existencia y la manera en que ellas influyen en su conducta diaria.

Saber reconocer la conducta es el primer paso para detectar el comportamiento y tratar de revertirlo.

Comentar con Facebook

Deja un comentario