¿Cómo elegir mi tono de rubor adecuado?

¿Cómo elegir mi tono de rubor adecuado?

¿Alguna vez compraste un rubor que te gustaba mucho y cuando lo estrenaste, tuviste la sensación de que no era para ti? Bueno, eso puede pasar. Lo que funciona para una persona no necesariamente funciona para todos. Nuestro tono de piel y subtono a menudo influyen en la forma en que nos queda el maquillaje. Así que preparamos una guía para ayudar a aquellos que están en la búsqueda del “rubor perfecto”….

Truco con los dedos

Hay un pequeño secreto utilizado por muchos maquilladores para definir qué tono de rubor es el más cercano a tu rubor natural. Simplemente presiona la punta de uno de tus dedos con la mano contraria, creando una especie de pinzas con el índice y el pulgar, apretando justo a nivel de la cutícula, hasta que la punta se llene de sangre. El color que aparece allí es el que debes buscar en el estuche del rubor. Cuando se aplica en el rostro, el tono suele ser más suave.

Eso, por supuesto, es solo una forma de llegar allí. También puedes apuntar a tu tono de piel si quieres experimentar con más opciones. Pero siempre recordando: no hay una regla definitiva. Lo importante es experimentar y sentirse bien con el color elegido.

Coloretes para pieles claras

Quien tiene la piel blanca, muy pálida, merece la pena apostar por los rubores rosados ​​para un look más de muñeca. Si buscas un efecto más natural, con un look “tomé el sol”, lo ideal es apostar por tonos melocotón o coral. Los más atraídos por la cereza son perfectos para un aire de salud.

Coloretes para piel amarilla

Las pieles amarillentas tienen un fondo más cálido, por lo que va mucho apostar por opciones terrosas, más bronceadas o rosadas. Ayudan a traer más vivacidad al rostro, dando un realce ideal a la región de las mejillas.

Coloretes para pieles bronceadas

Los tonos marrones cálidos son buenos para intensificar la sensación de bronce. Busca un color el doble de intenso que el color de tu piel para un resultado más natural. Si quieres jugar un poco, un rosa intenso también puede ser interesante.

Coloretes para pieles oscuras

Las pieles de tonos morenos combinan perfectamente con colores de fondo más densos, como berenjena, ciruela y bronce rojizo. Los más claros lucen hermosos con matices marrones, como el café y el terracota. Son elecciones que logran saltar con naturalidad y amenizar el look.

¿Qué pasa si quiero usar un rubor totalmente diferente al habitual?

Hay días en los que queremos un rubor natural en las mejillas, pero en otros el plan es rockear y salir completamente del camino. Cuando estés en ese estado de ánimo más creativo, siéntete libre de lanzarte a las propuestas más diversas. Un rubor violáceo sobre una piel blanca contrasta mucho, por ejemplo.

Probar diferentes formas también es una delicia.  No tengas miedo de atreverte. ¡Lo importante es estar contento con el resultado!