Cómo manejar un ataque de hambre para no engordar.

Cómo manejar un ataque de hambre para no engordar. ¿Sueles tener ataque de hambre? A veces, las ganas de comer son irreprimibles y no hay más remedio que saciar el apetito. Para hacerlo de una manera saludable y evitar que se acumulen los kilos, puede recurrir a algunos trucos, tomando alimentos ricos en nutrientes, con pocas calorías y que al mismo tiempo sean saciantes y capaces de evitar hipoglucemia.

Qué comer y beber ante un ataque de hambre para no engordar

Alimentos

  • Estos son algunos de los mejores aliados para responder a un ataque de hambre, nutritivos y con pocas calorías:
  • Un quesito descremado 25 calorías
  • 100 g de pepinillos escurridos 17 calorías
  • Un puñado de cereales: Copos de maíz o avena de 17 a 70 calorías
  • Una manzana mediana 50 calorías
  • Una zanahoria 50 calorías
  • Un yogur desnatado 70 calorías

Bebidas e infusiones

  • Beber toda la cantidad de agua que se quiera.
  • Tomar una infusión de té o manzanilla con un poco de azúcar

Qué es reducir o evitar

En el caso de un ataque de hambre, evitar tomar alimentos muy calóricos.

No comer excesivamente si el ataque de hambre sobreviene entre las horas de las comidas principales.

Aunque se sigue una dieta de adelgazamiento, nunca hay que dejar de comer ante un ataque de hambre.

Actividades cotidianas

En el momento en que se sientan unas ganas irremediables de comer es importante alimentarse, aunque se esté siguiendo una dieta de adelgazamiento. El malestar que produce la sensación de hambre resulta peor que comer algo con pocas calorías.

Si te resultó útil, comparte.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.