Qué comer y que evitar si tienes aterosclerosis.

La aterosclerosis es una enfermedad caracterizada por el endurecimiento de los vasos sanguíneos, en especial arterias. Es una patología causada básicamente por la vejez. Con una buena dieta que ayuda ralentizar el envejecimiento de las arterias, se pueden paliar los efectos de esta dolencia.

Porque sucede

La aterosclerosis es el resultado del envejecimiento y endurecimiento de las arterias. Está progresiva falta de flexibilidad está relacionada con la acumulación de un depósito graso en sus paredes llamado ateroma.

Aunque la edad es el factor decisivo, el consumo de tabaco, el sedentarismo, la hipertensión y el exceso de colesterol contribuyen de forma significativa el deterioro arterial. Si la obturación y endurecimiento afecta las arterias coronarias, se incrementa el riesgo de padecer alteraciones cardíacas, angina de pecho e infarto.

Qué comer y beber si tienes aterosclerosis

Alimentos

Ricos en antioxidantes, que ralentizan el envejecimiento y endurecimiento de las arterias: Zanahorias, albaricoques, mango, melón, pimiento rojo, col, kiwi, naranja, coles de Bruselas, aguacate, nueces, pipa de girasol y aceite de oliva virgen.

Ricos en ácidos grasos Omega 3, pero aumenta la elasticidad de las arterias: Jurel, arenque, salmón, sardina, trucha o atún fresco.

Bebidas e infusiones

Una infusión de vincapervinca tres veces al día, mejora la flexibilidad de las arterias, y también el flujo sanguíneo del cerebro.

Qué reducir o evitar

Reducir el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas y que aumentan el colesterol: Lácteos completos cómo leche entera, queso curado, mantequilla. También alimentos como hígado, carnes grasas, marisco, huevo, y embutidos.

Suprimir por completo del hábito de fumar, ya que el tabaco endurece las arterias y además resta oxigeno al flujo sanguíneo.

No consumir alcohol en exceso, pero no privarse de un vasito de vino en las comidas.

Actividades cotidianas

Hacer ejercicio a diario: Caminar, nadar, montar en bicicleta.
Por las mañanas hacer una tabla de gimnasia. A continuación, realizar estiramientos musculares.
Tras el ejercicio, friccionarse con tintura de muérdago, para reforzar los vasos capilares.
Evitar el estrés y la ansiedad.

Si te ha sido útil este artículo compártelo.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.