El amor no necesita duelo, el apego si

El amor no necesita duelo, el apego si.

Ver al ex con otra persona, es una de las cosas mas dolorosas, aún más si esta persona aparenta felicidad. Aunque no lo creas, es mucho mas fácil hacer un duelo a una persona que ha fallecido que a una persona que se ha separado de nosotros y sigue su camino en la vida »sin ti».

Que esta persona siga su vida sin ti, te genera un dolor tremendo, es por ello que creemos que el amor luego de una separación, requiere de un periodo de duelo. En realidad el amor en si mismo no requiere un duelo, porque el amor sano y verdadero no ve a la otra persona como una posesión. Al contrario, el amor verdadero hasta puede llegar a ser sacrificado.

El amor no necesita duelo, el apego si

Cuantas veces escuchamos esa frase que dice: »te dejo libre porque te amo» »te dejo libre para que seas feliz». Parece absurdo pero si lo piensas detenidamente no lo es, la persona que deja ir a la otra acepta que su persona amada no es feliz su lado, o tiene otros sueños, otros proyectos donde no se está incluido, o simplemente porque el amor no es correspondido y se decide dejar a la otra persona libre para que sea feliz con alguien más.

¿Entonces porque decimos que el amor requiere duelo si no es así?

Por que lo que requiere duele es el apego que teníamos hacia esa persona, el duelo se hace por las ilusiones que mueren, por los proyecto e ideas en conjunto que ahora se cancelan para siempre, porque nos hicimos la idea de que vivirían juntos para siempre, de que iban a tener una casa, con jardín, con niños, risas, mascotas, y cuando se separa de la persona por cualquiera sea el motivo, todas nuestras expectativas se ven frustradas.

Y si a la muerte de las ilusiones se le suma que estábamos acostumbrados a compartir y pasar tiempo con esta persona y ahora ya no lo vamos a hacer, el duelo se hace sobre esto, y sobre las ilusiones rotas, las expectativas no cumplidas.

Por eso, cuando una relación fracasa, no te estanques, pero tampoco te apures a salir adelante inmediatamente, tómate tu tiempo, llora si hace falta, pero luego, busca cosas que te gusten hacer, ordena tus rutinas, ordena tus días y tu agenda, ponte nuevas metas, aprende algo nuevo, reencuéntrate contigo mismo, porque es eso lo que necesitas luego de una ruptura, reconciliarte contigo mismo, sanar, y solo así podrás sentirte pleno y feliz, solo o en compañía.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.